Dado que cada vez estamos más inmersos en el mundo digital, no está de más que tengamos ciertas “nociones básicas” de cómo mantenernos seguros dentro de todo este mundo. Se puede simplificar de cierta manera solo usando el sentido común, y si en la vida real nadie da “duros a 4 pesetas” en internet mucho menos, o dicho de otro modo… si algo es muy bueno o 100% real, ya de antemano tenemos que sospechar. Aún así os dejamos unos consejos para que paseéis por el mundo digital de la forma más segura posible.

  1. Asegúrate antes de comprar por Internet

El que hoy en día no compra por internet, que tire la primera piedra. Sin embargo tenemos que tener en cuenta ciertas recomendaciones. Cuando vayas a hacer compras online, fíjate que estás en la página correcta y que en la dirección WEB lleva el prefijo https (quizás parezca algo obvio) pero no sería la primera vez que le dan gato por liebre a alguien por una letra o prefijo. Otra cosa a revisar son las políticas de privacidad de cada sitio WEB. A la hora de pagar es muchísimo más recomendable pagar a través de paypal o con alguna tarjeta prepago, de esta forma nuestros datos bancarios estarán más protegidos. Tampoco te fíes de cualquier vendedor o página, si tienes un rato busca comentarios de los usuarios de dicha página antes de realizar tu compra

 

  1. Consigue un buen antivirus

Independientemente de cual sea tu sistema operativo y/o dispositivo  con el que te conectes. Asegúrate de que tienes instalado un buen antivirus y que esté siempre actualizado,  de esa forma te evitarás que el malware llegue a tus dispositivo sea cual sea, podrás esquivar cambios o que realicen acciones en tu nombre o que te roben información comprometida de cualquiera de tus dispositivos. Recuerda que no solo te estás protegiendo tú, también estás protegiendo a los que te rodean.

 

  1. No confíes en las redes públicas

Cuando estamos fuera de casa echamos mano de todas las redes públicas que encontremos para ahorrar datos no? Pues bien. Evita dichas redes, dado que no sabemos qué tipo de credenciales tienen ni si su conexión es 100% segura. Aunque muchas de ellas tienen seguridad propia, en otras los paquetes de información que contienen son presa fácil para hackers o ciber-delincuentes.

 Hoy en día hay tarifas de datos que seguro que se ajustan a tus necesidades para cuando estés fuera de casa. Si aun así decides utilizar este tipo de redes, evita acceder a la aplicación del banco o realizar alguna compra, en definitiva evita cualquier acción en la que tengas que ingresar tus credenciales personales, o incluso acceder a sitios que contengan datos personales.

 

  1. Precaución con los email recibidos y los enlaces sospechosos

 

Casi siempre en nuestra bandeja de entrada de correo electrónico, nos encontramos e-mails de remitentes que no sabemos quiénes son. La mayoría llevan asuntos que nos llaman la atención y otros se adaptan a nuestros gustos. Pues aun así no hay  que fiarse de nunca de ellos y mucho menos pinchar el los enlaces o descargar documentos adjuntos. También deberíamos evitar responder a dichos correos, ya que estaríamos facilitando nuestra dirección de e-mail.

Con respecto a los enlaces sospechosos… Una “jugada” que están utilizando ciertas páginas WEB desde hace algún tiempo, es que para acceder a algún contenido audiovisual o descargar algún tipo de archivo, pinches en ciertos enlaces que te re-direccionan a otras páginas de dudosa confianza.

 

  1. Prevén ataques informáticos

A menudo cuando navegamos por la red hay páginas (de hecho la mayoría) que utilizan JavaScript lo que permite a los diseñadores  hacer una Web más ágil y llamativa. Pero en ocasiones, los ciber-delincuentes usan este código para “generar problemas”. Lo mejor que se puede hacer en este caso es desactivar JavasCript mediante algún pluggin o cualquier extensión del propio navegador, y solo activarlo cuando visitemos una Web de confianza.

 

 

  1. Aumenta la seguridad de tus contraseñas

Otro aspecto muy importante a la hora de mantenernos seguros en internet es el uso de unas contraseñas fuertes. Nada de 123456 (parece obvio) pero todavía hay gente que utiliza ese tipo de contraseñas. También es recomendable cambiarlas cada cierto tiempo, que , por muy tedioso que parezca nos mantendrá a salvo de ataques de “Phishing” o suplantación de identidad. Las contraseñas más fuertes son las que combinan números/letras, letras mayúsculas y/o símbolos. Por suerte hoy en día hay muchas herramientas que te pueden echar una mano en ese sentido (gestor de contraseñas)

 

  1. No des información de tu geolocalización

La geolocalización es un sistema que con los teléfonos inteligentes se ha popularizado más que nunca. Una herramienta muy útil sin duda, pero que nos puede dar un buen susto en más de una ocasión. Porque un ciber-delincuente puede saber exactamente donde estás tú o algún ser querido en cualquier momento del día.

Un ejemplo: cuando publicamos una foto en RR.SS aunque digamos que no quiero compartir mi ubicación, si la tenemos activada en nuestro smartphone eso dejará un rastro digital que indicará donde y cuando se ha hecho la foto. En definitiva, si los ciberdelincuentes quieren saber dónde estás, lo van a saber. Es mejor prevenir y evitar la publicación de donde estamos a través de fotos. Sobre todo cuando estamos de viaje.

 

 

  1. Ten cabeza cuando uses redes sociales

Algo que parece tan simple como publicar una foto o un comentario en RR.SS. puede darnos más de un dolor de cabeza, porque inconscientemente se nos puede escapar algún que otro dato: la dirección de tu casa, la del colegio de los niños, o como comentamos en el párrafo anterior el lugar exacto donde estamos y el tiempo que has estado, e incluso se han dado casos de que se han colado números de cuenta bancaria.

 

 

Por último pero no menos importante:

Antiguamente se decía que los niños vienen con un pan bajo el brazo. Pues bien, hoy en día vienen con una tablet o smartphone. Herramientas que está perfecto que las tengan y las manejen desde pequeños porque así aprenderán a desenvolverse en un entorno cada vez más digital. Pero a ellos no les da el “miedo” o “respeto” que nosotros le damos porque lo conciben como algo natural.

Por eso está en nuestra mano la “educación digital” que debemos darle  a nuestros hijos de los riesgos que conllevan las nuevas tecnologías. No nos pongamos estrictos y les prohibamos usarlas, simplemente tenemos que hacerles entender los riesgos que ello conlleva, para que hagan un uso responsable. Ya que son tecnologías que han venido para quedarse y como tal, de nosotros depende que dicha tecnología se use de manera responsable y segura

 

En conclusión:

Apelando al sabio refranero español: Más vale prevenir que curar.

La información es poder, quien maneja dicha información maneja el poder. Cuanto más difícil se lo pongamos mejor… No publiques nada en internet que no te gustaría ver en un cartel gigante con tu foto en él.

Sé que me dejo algo en el tintero pero es que si no, esto se convertiría en una ponencia.

Sin más me despido hasta la siguiente entrada.

Un saludo y buenas tardes.

Información sobre cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí -