Bueno, pues bienvenidos un día más a nuestro blog.

Hoy vamos a hablar de un sistema que mucha gente no le presta la atención necesaria, pero sin duda es uno de los más importantes. Vamos a hablar del sistema de refrigeración.

 

A grosso modo lo que pretendemos conseguir es que los componentes que tenemos en nuestro equipo se calienten lo menos posible, sobre todo los componentes clave (procesador, gráfica y RAM)

Quédate conmigo en las siguiente líneas que te lo explico.

Bueno pues para esto tenemos 2 categorías: refrigeración líquida o refrigeración por aire, las cuales dividiremos en 3 subcategorías: líquidas custom/líquidas todo en uno, disipadores de gama alta o disipadores de gama de entrada, Así que… comencemos

Antes de nada, permitidme un inciso para poneros en contexto. A grandes rasgos, un procesador se calienta por el paso de la corriente a través de los circuitos integrados que lo componen así como a la velocidad a la que circula dicha corriente, como es lógico, a mayor velocidad y mayor cantidad de corriente, mayor calor. Esto se aplica a cualquier dispositivo electrónico.

Antes de comprar nada deberíamos tener claro que vamos a hacer con el procesador respondiendo a la pregunta de siempre... (Para que lo quiero?)

1 Quiero hacer “overclock” y va a estar mucho tiempo trabajando a plena potencia

En el primer caso, el debate tiene opiniones más dispares:

Por un lado tenemos la refrigeración líquida “custom” o personalizada, que se puede montar de forma que no solo refrigere el procesador  si no también otros componentes como la tarjeta gráfica, además cuenta con la ventaja de que si en algún momento aparece un poro en alguna de las tuberías o se estropea alguna pieza solo tendríamos que sustituir esa parte. Pero cuenta con el inconveniente de que en la mayoría de casos tendremos el depósito de agua y las tuberías ocupando espacio dentro del chasis, dificultando la circulación interna de aire.

Por otro lado tenemos las refrigeración líquidas All In One o “todo en uno” que solo refrigeran el procesador e integran el motor y el depósito de agua en el mismo dispositivo permitiendo así una mejor circulación del aire dentro del chasis, pero cuenta con la desventaja de que si el algún momento se avería cualquier componente del mismo, nos veremos obligados a cambiar todo el sistema.

Después tenemos los disipadores de gama alta que en muchas ocasiones no tienen nada que envidiarle a ninguno de los dispositivos anteriores, su principal ventaja es el precio. Ya que podemos encontrar soluciones de refrigeración por aire casi mejores que algunos sistemas de refrigeración líquida a un precio bastante más ajustado, también cuenta con la ventaja de que al no llevar ningún tipo de líquido nos evita averías por fugas, con el consiguiente derrame de agua por el equipo. El único inconveniente q que se le puede achacar a este sistema sería el tener un “pegote” en el centro del chasis. Pero cada vez las marcas punteras estamos desarrollando  disipadores más eficientes y con mejores diseños.

 

2 Lo quiero para darle la “caña” justa (voy a jugar durante algunas horas a juegos exigentes o voy a trabajar en multi-tarea dos o tres horas diarias con una carga de trabajo del 90% constante)

Para el segundo caso, mucha gente opta por una configuración por aire de gama alta, que como hemos leído antes… consigue temperaturas que no tienen nada que envidiarles a las otras configuraciones por agua, reduciendo considerablemente el presupuesto del equipo, con lo cual podremos invertir ese ahorro en otros componentes y obteniendo unas temperaturas idóneas para el uso que le demos.

3 No, pues solo lo voy a usar para navegar, manejar office, Photoshop y algún juego de bajo requerimiento

En caso de que elijamos  la tercera opción también tenemos soluciones más que válidas a los disipadores de Stock de algunos procesadores. Nos referimos a los disipadores de gama de entrada. Aunque mucha gente dice que… “para ese tipo de disipadores, le monto el de stock” error, y es que por un precio entre 20 – 30€ podemos adquirir un kit que supera con creces las características de los disipadores de serie. La gran diferencia es que los disipadores de Stock solo son un “bloque ” de aluminio con un denso aleteado y un ventilador que hace que el aire fluya a través de dichas aletas, y los disipadores de gama de entrada cuentan además de 4 o 6 “heatpipes” de cobre en contacto permanente con el procesador, que a su vez atraviesan un bloque de aluminio aleteado, lo que facilita la disipación del calor generado por el procesador

 

Así como tenemos que tener en cuenta la refrigeración del procesador, también debemos asegurarnos de que dentro del equipo haya una corriente de aire que evacúe el aire caliente que se genera en el interior del chasis de forma correcta. Por norma general deberíamos tener por lo menos un ventilador trasero que saque el aire caliente de dentro del equipo hacia fuera. Como opinión personal una configuración con 1 ventilador trasero y 2 superiores que saquen el aire caliente y 3 ventiladores delanteros que metan aire fresco al interior del chasis debería ser más que suficiente.

Sin más nos despedimos hasta el siguiente post.

Un saludo

Información sobre cookies

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información aquí -